Los trabajadores de Toprural contra la monitorización innecesaria

Los Representantes Legales de los Trabajadores (RLT) han elevado a la Dirección de Toprural, con fecha 28 de septiembre de 2012, un informe relativo al malestar de los trabajadores de los departamentos Comercial y Contenidos Web por la implantación de la herramienta de control Workmeter en sus ordenadores.

 Recordamos que Workmeter es una herramienta de monitorización que permite a la Dirección de la empresa conocer al detalle todas y cada una de las aplicaciones, programas y páginas que visitan los trabajadores y las trabajadoras a lo largo de su jornada laboral. Para ver las consecuencias que pueden derivarse de este herramienta pincha aquí.

Esta RLT evaluó negativamente esta medida por el impacto negativo que podría tener en los empleados y solicitó en un informe preliminar la retirada de Workmeter, o en su defecto la instalación voluntaria a los trabajadores que así lo soliciten.

Habiendo hecho caso omiso de este informe, la RLT ha procedido a realizar tres consultas anónimas en los tres meses de implantación de Workmeter en Toprural, con el objetivo de obtener datos fiables de los efectos y uso de dicha herramienta. Estas consultas se han realizado sobre todas las personas que o bien tienen instalada la herramienta Workmeter o son directores de dichos departamentos.

 Rechazo general

A continuación resumimos los datos obtenidos en dichas consultas así como la evolución en el tiempo de los mismos en los casos que consideramos de interés.

  • Tras tres meses de uso de dicha herramienta, el 100% de los trabajadores que han completado la encuesta consideran que no es beneficiosa para su trabajo y que en ningún caso les ha aportado ninguna mejora a su productividad.

  • El 73% de los trabajadores solicitan su retirada y el 27% restante solicitan que se dejen instalada solo en el caso de que el trabajador lo solicite.

  • De los comentarios añadidos a la encuesta se extrae que a los trabajadores no solo no les sirve de la nada la herramienta sino que les resulta una pérdida de tiempo con la consiguiente reducción en la productividad. Productividad que según se comunicó por parte de la empresa fue uno de los motivos que provocó la instalación de la misma.

  • El 90% de los trabajadores indica que la herramienta no se mantiene actualizada por parte de sus responsables. En este aspecto es importante observar que la evolución de este dato a lo largo de los tres meses ha sido la de aumentar el porcentaje de trabajadores que indican que la herramienta no está actualizada y no refleja fielmente las herramientas que usan en su trabajo diario.

  • El 64% de los trabajadores indican que esta herramienta no expresa fielmente el tiempo que han estado trabajando, porcentaje que como el anterior ha incrementado con el tiempo.

  • De entre las distintas posibilidades (nada, algo, a veces, bastante, totalmente) el 55% de los trabajadores considera que solo “a veces” la herramienta Workmeter refleja las herramientas que usa en su trabajo diario como productivas, estando el resto distribuido entre un 27% que considera que no lo refleja “nada” y un 18% que considera que únicamente “algo”.

  • El 66% de los trabajadores afirman que la dirección de Toprural ha implementado el Workmeter con el único propósito de “controlar cada minuto de la jornada laboral del trabajador”. En algunos casos se indica que el interés de la empresa es aprovechar dichos informes para hipotéticos despidos futuros.

 Por lo tanto y teniendo en cuenta que Workmeter ni está mejorando la productividad ni ayudando en la gestión del tiempo de los trabajadores (argumentos que la dirección de Toprural adujo para su instalación). Que además, como la RLT indicó en informe previo, esta herramienta se ha convertido efectivamente en un riesgo para el trabajo ya que los datos indican que no refleja fielmente ni las horas trabajadas ni la aplicaciones productivas (ya que tras tres meses de uso el 90% de los trabajadores consideran que no refleja fielmente las herramientas de su trabajo diario). La RLT solicita a la dirección de Toprural la retirada de la herramienta Workmeter o en su defecto la instalación voluntaria a los trabajadores que la soliciten.

Toprural: La presión como estímulo

Toprural ha comunicado a los Representantes Legales de los Trabajadores la instalación en los ordenadores de algunos trabajadores de una aplicación informática llamada Workmeter. Esta herramienta de monitorización permitirá a la dirección de la empresa conocer al detalle todas y cada una de las aplicaciones, programas y páginas que visitan los trabajadores y las trabajadoras a lo largo de su jornada laboral.

Con fecha 24 de abril la dirección de Recursos Humanos inició periodo de consultas con la RLT, tal y como reconoce el Estatuto de los Trabajadores. La valoración de la Sección Sindical de CGT en Toprural con respecto a la cuestión indicada fue de carácter negativo, porque entendemos que es una mera estrategia de control milimétrico de la jornada del trabajador que no redundará en una mejora de la productividad, mas al contrario, reducirá el compromiso con la empresa y el buen empeño en sus funciones.

La Sección Sindical entiende que es una medida ineficaz, desproporcionada y, además, injusta, porque se aplicará sólo a algunos departamentos. Casualmente, los departamentos con peores condiciones laborales y que más despidos han sufrido en los últimos tiempos. Lamentamos profundamente que una empresa como Toprural cuyos beneficios netos se han multiplicado año tras año gracias al buen hacer de los trabajadores y trabajadoras (y que ha derivado en su reciente venta a una multinacional estadounidense por la friolera de 14 millones de euros) aplique medidas de supuesta mejora de la productividad por vía del castigo, descartando los bonus e incentivos habituales en compañías serias, el teletrabajo, posibilidad de reducciones de jornada, etc.

A continuación explicamos el por qué de nuestras dudas acerca de la implementación de Workmeter:

  • El uso de herramientas de control puede atentar contra los derechos constitucionales a la intimidad y privacidad y del secreto de comunicaciones.
  •  Consideramos la implantación de esta herramienta un riesgo para el trabajo en Toprural ya que ni esta ni ninguna herramienta semejante (al margen de la publicidad comercial que haga Workmeter) puede dar una medida realista tanto del desempeño como de la productividad, pudiéndose interpretar los datos que esta herramienta genere de la forma más conveniente a distintos intereses, con el riesgo que esto pueda suponer para el trabajo.
  • La implantación de dicho sistema propiciaría un clima de tensión entre los trabajadores, generando la medida la sensación entre los trabajadores de estar vigilados con el consiguiente deterioro tanto en el ambiente laboral como en la relación de confianza de los trabajadores con la empresa.
  •  Por muy objetivas que sean las métricas que provea esta herramienta, el análisis y la toma de decisiones basada en estos datos parciales siempre será subjetiva pudiendo llegar a utilizarse contra el trabajador.
  • Dado el alto y variable número de aplicaciones usadas como herramientas de trabajo en distintos departamentos de esta empresa, la puesta en funcionamiento de una herramienta basada en listados de aplicaciones “productivas” y “no productivas”, como indica Workmeter en su documentación oficial, es inviable en Toprural. Añadiendo además más carga de trabajo a estos trabajadores, ya que los mismos trabajadores deberían sugerir la inclusión de las nuevas aplicaciones en el listado de herramientas “productivas”.
  • El uso de esta herramienta vincula el horario de los trabajadores a la actividad en la computadora, siendo este extremo totalmente falso porque en todos los departamentos se requiere en su actividad diaria de periodos más o menos largos de trabajo realizado “al margen de la computadora”, trabajo que esta herramienta sería incapaz de medir y que computaría como periodos de inactividad con el consiguiente riesgo para el trabajador y la calidad del trabajo realizado: el trabajador se vería obligado a elegir entre realizar de forma eficaz su trabajo o permanecer frente a la computadora para seguir “computando horas”.

Por todo ello, la Sección Sindical de CGT en Toprural solicita una reformulación de la política de recursos humanos de la empresa, de forma que se apueste y premie por la productividad a los trabajadores y trabajadoras en un ambiente laboral sano, alejado de las presiones innecesarias e injustas que supone una herramienta como Workmeter.