Los trabajadores se pronuncian ante posibles cambios en Toprural

Los Representantes Legales de los Trabajadores (RLT) de Toprural han presentado a la Dirección de Recursos Humanos un informe relativo a una encuesta enviada a los trabajadores y trabajadoras de la empresa. El motivo, la opinión general sobre los posibles cambios que pueden avecinarse en cuanto a las condiciones laborales por la integración con la plantilla de Homeaway, de los cuales no hay concreción alguna.

Accede a los resultados (gráficas)

Accede a las conclusiones de la encuesta

  • Motivaciones de la encuesta

Esta encuesta se remitió para calibrar la percepción de los trabajadores de Toprural en relación a la integración en diciembre con la plantilla de Homeaway España, cuya matriz adquirió el cien por cien del accionariado de Toprural en el mes de abril de 2012.

La preocupación transmitida en conversaciones privadas por parte de los compañeros a esta RLT nos ha impulsado a lanzar esta encuesta con el fin de extraer unos datos que entendemos que deberían ser tenidos en cuenta por Recursos Humanos de Homeaway-Toprural.

A día de hoy desconocemos el plan concreto y las condiciones económico-laborales pensadas por Recursos Humanos para los trabajadores de Toprural, a escasas semanas vista de la integración con la plantilla de Homeaway, quienes cuentan con condiciones muy diferentes a las nuestras.

Toda vez que desde Recursos Humanos se ha avisado durante los últimos meses que probablemente se producirían cambios en las actuales condiciones de los trabajadores de Toprural, y toda vez que no se ha comunicado aún concreción ninguna al respecto, queremos mostrar cuál es la opinión general respecto a algunos apartados esenciales: horario laboral, salario, implicación con Homeaway, etc.

  • Muestreo

La encuesta se ha remitido a la totalidad de la plantilla de trabajadores y trabajadoras de Toprural, incluida la Dirección.

Este trabajo es anónimo; esto significa que contamos con la información del total de personas que han participado y cuáles son las respuestas, pero sin tener dato alguno acerca de la identidad de cada uno. Ha participado un total de 32 trabajadores (por encima del 65% del total).

Para ver los resultados, pincha aquí

Para ver el análisis, pincha aquí

Anuncios

Los trabajadores de Toprural contra la monitorización innecesaria

Los Representantes Legales de los Trabajadores (RLT) han elevado a la Dirección de Toprural, con fecha 28 de septiembre de 2012, un informe relativo al malestar de los trabajadores de los departamentos Comercial y Contenidos Web por la implantación de la herramienta de control Workmeter en sus ordenadores.

 Recordamos que Workmeter es una herramienta de monitorización que permite a la Dirección de la empresa conocer al detalle todas y cada una de las aplicaciones, programas y páginas que visitan los trabajadores y las trabajadoras a lo largo de su jornada laboral. Para ver las consecuencias que pueden derivarse de este herramienta pincha aquí.

Esta RLT evaluó negativamente esta medida por el impacto negativo que podría tener en los empleados y solicitó en un informe preliminar la retirada de Workmeter, o en su defecto la instalación voluntaria a los trabajadores que así lo soliciten.

Habiendo hecho caso omiso de este informe, la RLT ha procedido a realizar tres consultas anónimas en los tres meses de implantación de Workmeter en Toprural, con el objetivo de obtener datos fiables de los efectos y uso de dicha herramienta. Estas consultas se han realizado sobre todas las personas que o bien tienen instalada la herramienta Workmeter o son directores de dichos departamentos.

 Rechazo general

A continuación resumimos los datos obtenidos en dichas consultas así como la evolución en el tiempo de los mismos en los casos que consideramos de interés.

  • Tras tres meses de uso de dicha herramienta, el 100% de los trabajadores que han completado la encuesta consideran que no es beneficiosa para su trabajo y que en ningún caso les ha aportado ninguna mejora a su productividad.

  • El 73% de los trabajadores solicitan su retirada y el 27% restante solicitan que se dejen instalada solo en el caso de que el trabajador lo solicite.

  • De los comentarios añadidos a la encuesta se extrae que a los trabajadores no solo no les sirve de la nada la herramienta sino que les resulta una pérdida de tiempo con la consiguiente reducción en la productividad. Productividad que según se comunicó por parte de la empresa fue uno de los motivos que provocó la instalación de la misma.

  • El 90% de los trabajadores indica que la herramienta no se mantiene actualizada por parte de sus responsables. En este aspecto es importante observar que la evolución de este dato a lo largo de los tres meses ha sido la de aumentar el porcentaje de trabajadores que indican que la herramienta no está actualizada y no refleja fielmente las herramientas que usan en su trabajo diario.

  • El 64% de los trabajadores indican que esta herramienta no expresa fielmente el tiempo que han estado trabajando, porcentaje que como el anterior ha incrementado con el tiempo.

  • De entre las distintas posibilidades (nada, algo, a veces, bastante, totalmente) el 55% de los trabajadores considera que solo “a veces” la herramienta Workmeter refleja las herramientas que usa en su trabajo diario como productivas, estando el resto distribuido entre un 27% que considera que no lo refleja “nada” y un 18% que considera que únicamente “algo”.

  • El 66% de los trabajadores afirman que la dirección de Toprural ha implementado el Workmeter con el único propósito de “controlar cada minuto de la jornada laboral del trabajador”. En algunos casos se indica que el interés de la empresa es aprovechar dichos informes para hipotéticos despidos futuros.

 Por lo tanto y teniendo en cuenta que Workmeter ni está mejorando la productividad ni ayudando en la gestión del tiempo de los trabajadores (argumentos que la dirección de Toprural adujo para su instalación). Que además, como la RLT indicó en informe previo, esta herramienta se ha convertido efectivamente en un riesgo para el trabajo ya que los datos indican que no refleja fielmente ni las horas trabajadas ni la aplicaciones productivas (ya que tras tres meses de uso el 90% de los trabajadores consideran que no refleja fielmente las herramientas de su trabajo diario). La RLT solicita a la dirección de Toprural la retirada de la herramienta Workmeter o en su defecto la instalación voluntaria a los trabajadores que la soliciten.

Toprural: La presión como estímulo

Toprural ha comunicado a los Representantes Legales de los Trabajadores la instalación en los ordenadores de algunos trabajadores de una aplicación informática llamada Workmeter. Esta herramienta de monitorización permitirá a la dirección de la empresa conocer al detalle todas y cada una de las aplicaciones, programas y páginas que visitan los trabajadores y las trabajadoras a lo largo de su jornada laboral.

Con fecha 24 de abril la dirección de Recursos Humanos inició periodo de consultas con la RLT, tal y como reconoce el Estatuto de los Trabajadores. La valoración de la Sección Sindical de CGT en Toprural con respecto a la cuestión indicada fue de carácter negativo, porque entendemos que es una mera estrategia de control milimétrico de la jornada del trabajador que no redundará en una mejora de la productividad, mas al contrario, reducirá el compromiso con la empresa y el buen empeño en sus funciones.

La Sección Sindical entiende que es una medida ineficaz, desproporcionada y, además, injusta, porque se aplicará sólo a algunos departamentos. Casualmente, los departamentos con peores condiciones laborales y que más despidos han sufrido en los últimos tiempos. Lamentamos profundamente que una empresa como Toprural cuyos beneficios netos se han multiplicado año tras año gracias al buen hacer de los trabajadores y trabajadoras (y que ha derivado en su reciente venta a una multinacional estadounidense por la friolera de 14 millones de euros) aplique medidas de supuesta mejora de la productividad por vía del castigo, descartando los bonus e incentivos habituales en compañías serias, el teletrabajo, posibilidad de reducciones de jornada, etc.

A continuación explicamos el por qué de nuestras dudas acerca de la implementación de Workmeter:

  • El uso de herramientas de control puede atentar contra los derechos constitucionales a la intimidad y privacidad y del secreto de comunicaciones.
  •  Consideramos la implantación de esta herramienta un riesgo para el trabajo en Toprural ya que ni esta ni ninguna herramienta semejante (al margen de la publicidad comercial que haga Workmeter) puede dar una medida realista tanto del desempeño como de la productividad, pudiéndose interpretar los datos que esta herramienta genere de la forma más conveniente a distintos intereses, con el riesgo que esto pueda suponer para el trabajo.
  • La implantación de dicho sistema propiciaría un clima de tensión entre los trabajadores, generando la medida la sensación entre los trabajadores de estar vigilados con el consiguiente deterioro tanto en el ambiente laboral como en la relación de confianza de los trabajadores con la empresa.
  •  Por muy objetivas que sean las métricas que provea esta herramienta, el análisis y la toma de decisiones basada en estos datos parciales siempre será subjetiva pudiendo llegar a utilizarse contra el trabajador.
  • Dado el alto y variable número de aplicaciones usadas como herramientas de trabajo en distintos departamentos de esta empresa, la puesta en funcionamiento de una herramienta basada en listados de aplicaciones “productivas” y “no productivas”, como indica Workmeter en su documentación oficial, es inviable en Toprural. Añadiendo además más carga de trabajo a estos trabajadores, ya que los mismos trabajadores deberían sugerir la inclusión de las nuevas aplicaciones en el listado de herramientas “productivas”.
  • El uso de esta herramienta vincula el horario de los trabajadores a la actividad en la computadora, siendo este extremo totalmente falso porque en todos los departamentos se requiere en su actividad diaria de periodos más o menos largos de trabajo realizado “al margen de la computadora”, trabajo que esta herramienta sería incapaz de medir y que computaría como periodos de inactividad con el consiguiente riesgo para el trabajador y la calidad del trabajo realizado: el trabajador se vería obligado a elegir entre realizar de forma eficaz su trabajo o permanecer frente a la computadora para seguir “computando horas”.

Por todo ello, la Sección Sindical de CGT en Toprural solicita una reformulación de la política de recursos humanos de la empresa, de forma que se apueste y premie por la productividad a los trabajadores y trabajadoras en un ambiente laboral sano, alejado de las presiones innecesarias e injustas que supone una herramienta como Workmeter.

Información transparente, inglés para todos

El pasado 2 de abril se oficializó la adquisición del 100% de Toprural por parte de la empresa de alquiler de apartamentos y casas de vacaciones HomeAway por valor de 14 millones de euros. Desde ese preciso momento la principal preocupación de la sección sindical de CGT en Toprural ha sido el futuro de la plantilla de trabajadores y cómo afectará este cambio de propiedad a los condiciones laborales de toda la plantilla.

Casi dos meses después de la noticia lamentamos la escasez de noticias que tenemos en referencia a estas cuestiones. Los directivos de HomeAway han enviado un mensaje de tranquilidad a los trabajadores de Toprural y han informado de que, pasado el verano, nos integraremos en unas nuevas oficinas con la actual plantilla de la empresa estadounidense en España. Poco más sabemos.

La Representación Legal de los Trabajadores ha solicitado en varias ocasiones a la Dirección de Toprural la información necesaria para saber a qué nos podemos atenernos una vez que culmine la integración: convenio colectivo de aplicación, categorías profesionales, horarios, vacaciones y otros puntos fundamentales relativos a las condiciones de trabajo de los empleados de HomeAway España, así como las posibilidades de promoción interna. Aún no se ha presentado dicha  información a la RLT y lo que sabemos es extraoficial, a raíz de un encuentro informal que mantuvieron las plantillas de ambas empresas.

Del mismo modo, hemos solicitado en numerosas ocasiones la creación de un plan de formación para 2012 que, a estas alturas, aún no está aprobado. Especialmente importante es la extensión de la formación en lengua inglesa al total de la plantilla, que durante años hemos pedido y que ahora cobra mayor importancia que nunca. Hasta el momento, se ha negado esta formación a varios departamentos bajo la justificación de que “no es necesario para su trabajo”. Pues bien, estos mismos empleados sin formación han tenido que asistir a las presentaciones de los directivos de Homeaway en inglés y en el futuro tendrán que comunicarse con muchos de sus nuevos compañeros en este idioma. Ya no hay excusas.

Esperamos un cambio de rumbo y que se facilite toda la información para tranquilidad de todos.

ACTUALIZACIÓN 01/06/2012 RRHH de Toprural nos ha GARANZATIZADO por escrito que TODOS los empleados tendrán formación en inglés. La fecha señalada verbalmente para la extensión de dicha formación es JULIO DE 2012.

Toprural estrena política de Recursos Humanos con despidos

A finales de 2011 Toprural llevó a cabo un cambio estratégico en su política de recursos humanos creando un departamento específico con la teórica intención de, entre otras cosas, ser más cercana a la sensibilidad de los empleados y normalizar el diálogo con los Representantes Legales de los Trabajadores. Transcurridos más de 100 días, podemos afirmar que con la nueva estructura tenemos una cara más amigable, más accesible, pero lamentamos que el fondo continúa bajo el paraguas de los viejos vicios de la empresa, como se ha demostrado con el despido disciplinario de dos compañeros desde el 1 de febrero.

Los trabajadores despedidos pertenecían a un mismo departamento. El primero de ellos acumulaba más de cuatro años de antigüedad y su trabajo había sido siempre reconocida por compañeros y responsables, hasta que llegado un mes no cumplió con los objetivos predeterminados. Entonces se le retiró la mitad de su cartera de clientes y se le conminó a “recuperar la confianza”, cosa que logró a todas luces al mes siguiente al superar con creces el volumen de ventas fijado. En lugar de regresar a la normalidad con su cartera de clientes, ésta le fue retirada íntegramente y se le invitó a desempeñar otras funciones no habituales en su día a día. Esta situación derivó en la lógica incomprensión del afectado que acabó con la extinción del contrato por “disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo”. Este despido se le comunicó por burofax mientras se encontraba de baja laboral.

La Dirección de Recursos Humanos dio un paso más al despedir en este mes de marzo a otro trabajador por “la comisión de faltas muy graves de mala praxis en la venta e incumplimiento de los procedimientos establecidos”, entre otros motivos. El Director de este departamento se limitó a presentar a la RLT el documento informativo genérico un día después de que se le comunicara el despido a dicho trabajador. No entendemos cómo una empresa que considera que un empleado comete faltas muy graves en su quehacer diario, puede esperar a despedirlo hasta el último minuto de su jornada laboral y, sobre todo, ejecutarlo en un horario en el que la empresa conocía la no presencia de la RLT.

En relación a este último despido debemos indicar lo siguiente:

  1. Al despedido se le ha cercenado el derecho de la presencia de un representante de los trabajadores citado en el artículo 49.2 del Estatuto de los Trabajadores.
  2. Se ha incumplido el artículo 53 del E.T., ya que en ningún momento se ha preavisado a los representantes de los trabajadores del despido.
  3. Se ha incumplido el derecho a la información de los representantes de los trabajadores según indica el artículo 64 del E.T.
  4. Se obvia la sentencia del Tribunal Supremo del 7/3/2011 mediante la cual los representantes de los trabajadores deben recibir una copia de la carta de despido firmada por la empresa.
  5. Apenas dos días antes el director de Recursos Humanos había asegurado a la RLT en una reunión que “no había previsión” de nuevos despidos. Entonces, ¿la supuesta mala praxis se limitó a 48 horas? ¿O sí que había previsión de nuevos despidos y se omitió la información?

No podemos sino lamentar los despidos acometidos por la empresa y las formas empleadas para llevarlos a cabo. La RLT tenía ciertas esperanzas depositadas en la nueva persona responsable de Recursos Humanos, pero al menos hasta el momento las decisiones principales han sido exactamente las mismas que se venían desarrollando con anterioridad: despidos, nula sensibilidad (un despedido de baja y otro sin asistencia del RLT), negativas al aumento de los sueldos más precarios… Desde aquí solicitamos el respeto a todos los trabajadores y trabajadoras, la conservación de los puestos de trabajo y la apuesta seria por una mejora real de las condiciones de trabajo en una empresa que desde el año 2007 ha aumentado su beneficio neto en un 244%.

Relacionados:

Los números hablan

Vergüenza y desvergüenza

LA INSPECCIÓN DE TRABAJO FALLA A FAVOR DE LA SECCIÓN SINDICAL

En diciembre de 2011 la Inspección de Trabajo falló a favor de la Sección Sindical de CGT
en Toprural en relación a la denuncia presentada contra Toprural por la no entrega de la
documentación obligatoria recogida en el Estatuto de los Trabajadores.

Las empresas están obligadas por ley (Art. 64 del Estatuto de los Trabajadores) a facilitar a los
Representantes Legales de los Trabajadores (RLT) diversa documentación relacionada con la
organización del trabajo y sus cambios. Entre otros:
− Subcontratación de servicios
− Cambios en los sistemas de primas e incentivos a los trabajadores y trabajadoras
− Datos económicos y previsiones de la empresa
− Cualquier cambio que pueda afectar a los puestos de trabajo
− Emitir informe cuando la fusión, absorción o modificación del «status» jurídico de la
empresa suponga cualquier incidencia que afecte al volumen de empleo.

La RLT de Toprural solicitó por escrito esta información en repetidas ocasiones a lo largo de
2011, pero la Dirección de la empresa no la entregó. Con fecha 26 de enero de 2012, el último
día del plazo máximo otorgado por Inspección de Trabajo, la Dirección facilitó sólo parte de esta
documentación.

La posesión de TODA esta documentación es fundamental para estar informados de cambios
en la empresa que afectan a la plantilla. Recordamos que la RLT se comprometió a facilitar
la información a cualquier trabajador en Toprural interesado en ella. Conociendo estos datos
previamente, como estipula la ley, existe un margen de reacción para evitar retrocesos en las
condiciones laborales.

Por ejemplo, en un supuesto caso de que la Dirección decidiera vender Toprural, los trabajadores
tenemos derecho a estar informados (qué pasaría con nuestros empleos, la antigüedad acumulada,
convenio de aplicación, salarios, bonus, etc) y emitir informe a través de la RLT sobre el proceso
antes de que la venta pudiera fructificar.

Lo mismo sucede con los cambios que han venido aplicándose en el cálculo de los bonus y sistemas
de primas en diversos departamentos a lo largo de 2011. Este fue el motivo fundamental de la
denuncia interpuesta ante la Inspección de Trabajo.

Lamentamos que esta situación se ha prolongado al año 2012, a pesar de que la ley nos da la razón.
Seguiremos peleando para el reconocimiento de los plenos derechos que tenemos como trabajadores
y trabajadoras.

Valoración huelga 25 y 26 de octubre

Tomar la decisión de ir a la huelga nunca es sencillo. Menos aún es hacerlo en una pequeña empresa de apenas 43 trabajadores con un porcentaje importante de recientes contrataciones temporales sujetos a la incertidumbre de una posible renovación. Sin embargo la convocatoria era más que necesaria y oportuna para esta sección sindical.

Desde su creación en 2010 han sido 5 los afiliados despedidos: Xana, Pier, Julia, Sabri y Dani. En todos los casos Toprural reconoció la improcedencia de los despidos sin pudor alguno. Antes que ellos fueron otros los despedidos por razones tan singulares como estar de baja por sufrir un accidente de moto o negarse a cancelar unas vacaciones tres días antes de navidad. Entonces fueron ellos los despedidos pero mañana te podría tocar a ti. Y es posible que tu futuro despido se ajuste a la legislación vigente pero viendo los precedentes, cabe la posibilidad que no sea un despido justo. En tiempos de crisis es responsabilidad de cualquier sindicato luchar contra los despidos, en nuestro caso, evitar vuestros futuros despidos. Y si tenemos un motivo para lamentarnos es no haber convocado antes esta huelga.

Es responsabilidad también de una organización sindical apostar por la justicia social. Durante el año pasado los beneficios de Toprural aumentaron un 25%. Los Delegados de Personal, respondiendo a vuestras peticiones recibidas en Asamblea de Trabajadores solicitaron un aumento de los salarios más bajos. La respuesta empresarial fue inequívoca “no hay nada que hablar”. Repetiremos una y mil veces que esta sección sindical quiere llegar a un acuerdo con la empresa para reducir la brecha salarial. Los y las trabajadoras de esta empresa habéis repetido en numerosas ocasiones vuestra voluntad que ese sea el camino. Esa es también nuestra voluntad. Sin embargo resulta cuanto menos curioso que mientras la directiva de esta empresa habla de diálogo y negociación para resolver conflictos en no pocas ocasiones tengamos que escuchar argumentos tan elaborados como “mira otras empresas, la puerta da a la calle”. Curioso que hablen de diálogo y negociación viendo el comportamiento de la abogada de Toprural en el acto de conciliación celebrado el viernes 21 de octubre en la sede del Instituto Laboral de la Comunidad de Madrid, cuyo objetivo es facilitar un acuerdo para evitar la huelga. Su único aporte fue una única frase: “estoy aquí por cortesía, tengo instrucciones de no llegar a ningún acuerdo”.
En ese mismo acto Toprural demuestra tener muy poca consideración con sus trabajadores.

La huelga de los días 25 y 26 de octubre fue secundada por los y las afiliadas de esta sección sindical representando un 13’9% de la plantilla. Hubiera sido deseable para la sección encontrar el respaldo de otros trabajadores pero somos conscientes de que esta era una convocatoria nuestra, de la sección sindical. Y aunque era abierta a todos sabemos por las conversaciones habituales las circunstancias particulares de muchos de vosotros y el riesgo que supone en esta empresa apoyar los derechos laborales. Lo hemos sufrido en nuestras carnes con despidos y sanciones pero no tenemos miedo y seguiremos haciéndolo. Las muestras de apoyo que nos dais a diario muchos de vosotros nos animan a seguir luchando por conseguir acuerdos que mejoren las condiciones de la plantilla.

Así lo hemos hecho en el último año aumentando en 2 semanas la jornada intensiva. ¿Te acuerdas ahora que Toprural quería reducir la jornada intensiva a 9 semanas y que sin embargo este año disfrutaremos de 11 semanas? Así lo hemos hecho defendiendo el derecho de formación en el empleo. ¿Te acuerdas ahora que en Toprural no existía formación y que tras las repetidas peticiones sindicales ahora hay formaciones regladas en inglés, perfeccionamiento de español para extranjeros y otras formaciones puntuales en horario laboral? Así lo hemos hecho regulando las contrataciones. ¿Te acuerdas ahora cuando Toprural hacía contratos temporales de 6 meses con períodos de prueba de 5 meses? Ya no pasa. Todos los períodos de prueba se ajustan al convenio, entre 2 y 4 meses según la categoría laboral.

Estos cambios, quizás pequeños pero importantes, son el resultado de vuestras peticiones realizadas en sendas Asambleas de Trabajadores. Vosotros sois los imprescindibles para mejorar las condiciones laborales. La sección sindical es la herramienta que nos permite negociar para que se hagan realidad. Si es cierto que Toprural tal y como dice entre bastidores quiere dialogar y negociar, en vuestras manos está la posibilidad de reducir la brecha salarial. Juntos lo podemos todo.

Stop despidos. Sueldos dignos para todas y todos. Ni un paso atrás.