Marktel: el cortijo del marqués

José María Horrillo López del Rey, marqués de Vivanco, es el dueño de Marktel, dedicada al negocio del telemárketing. En esta empresa no se respetan los mínimos derechos democráticos, y se suceden las  presiones y  las amenazas a los delegados sindicales que no se pliegan a los deseos del marqués.

La inspección de trabajo ha sancionado a Marktel a pagar miles de euros por acosar a los delegados sindicales que no rinden pleitesía al dueño del cortijo.

Mientras el señor marqués se hace fotos para rentabilizar en términos de imagen cada euro que dona a las iglesias de su marquesado, su empresa Marktel hacía caja con despidos masivos. Evidentemente, Marktel no es la única empresa que ante la mínima dificultad, en vez de mejorar su organización e innovar su tecnología opta por lo fácil, por despedir.

Al amparo del enorme desequilibrio entre la oferta y la demanda en el mercado de trabajo la empresa está aprovechando el miedo de los trabajadores a perder su empleo para intentar acabar con una de las pocas armas de defensa que les quedan a los trabajadores de Marktel, los sindicatos. En los ultimos meses los ataques más o menos sutiles y las amenazas contra los sindicalistas de la empresa no han dejado de sucederse.

El señor marqués tiene el dudoso gusto de presentar su cortijo, la empresa Marktel, llevada a punta de látigo, como una empresa “con responsabilidad social”. Quizá el marqués de Vivanco tiene una concepción particular de la responsabilidad social, que incluye los despidos masivos y la persecución de los delegados sindicales que no le besan el anillo.

O quizá José María Hornillos haya encontrado una máxima que le lava la conciencia y justifica tanta contradicción:  que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda.

Anuncios

Los números hablan

A fecha 13 de junio de 2011 la Sección Sindical de CGT en Toprural presentó ante la Dirección de la Empresa una petición para abrir una ronda de conversaciones con dos propuestas básicas encima de la mesa: la ligación del bonus al balance de beneficios de la compañía con efecto retroactivo al año 2010 y el aumento en un 20% de los sueldos correspondientes a los empleados cuyo bruto anual es inferior a los 20.500 €. La única respuesta provino a través de un correo electrónico tipo remitido por la asesora laboral externa de la empresa. La intención de los Representantes de los Trabajadores de reunirse directamente con la Dirección –la negociación compete a esta y no a los abogados porque se trata de asuntos de estrategia empresarial, no de interpretación jurídica- quedó en nada. La política del ninguneo a los delegados democráticamente elegidos volvió a escenificarse.

Entendemos que las peticiones propuestas son más que razonables para premiar el óptimo trabajo realizado por los empleados, permitir una repartición más equilibrada de las ganancias y un acortamiento en la brecha salarial. Lamentablemente la Dirección ni siquiera ha querido entrar a dialogar sobre estas u otras medidas y ha vuelto a demostrar su insensibilidad habitual ante el estupor general provocado por la publicación de sus resultados correspondientes al ejercicio 2010. Balance publicado en el blog externo de Toprural e ignorado en el interno, a buen seguro para evitar polémicas.

¿Qué pasó en 2010?

2010 no fue un año fácil: hubo que superar una migración que deparó innumerables problemas con los clientes de Toprural. El buen hacer de los empleados de la empresa recondujo una situación crítica que, a fecha 31 de diciembre y en plena crisis económica, solo deparó una reducción en la facturación del 6% (se pasó de 4,5 millones a 4,3 millones). La Dirección agradeció el esfuerzo de los trabajadores con despidos improcedentes (Los 47 empleados que acabaron el año 2009 se quedaron en los 38 de finales de 2010), dejando sin bonus al personal (porque “técnicamente” la empresa no había crecido) pero, eso sí, disparando su tasa de beneficios.

¿Cómo puede reducirse (aunque sea poco) la facturación y disparar la tasa de beneficios en un 25%? Pues recortando algunos gastos pero con especial mención a los sueldos y salarios. Esta partida se desplomó en 2010 en un 27%, sin duda como consecuencia del estrechamiento de la plantilla y la exclusión de pagas adicionales. Se abonaron en sueldos un total de 1.208.238 € a lo largo del año, cifra que puede parecer un buen pellizco. No lo es tanto si consideramos que las retribuciones del Administrador Único y la denominada alta dirección ascienden a la friolera de 406.106 € (supone un 40,15% del total antes indicado).

Esas sobresalientes retribuciones se quedan casi en calderilla en relación con los dividendos. Toprural dejó de lado la tradición empresarial de repartir beneficios con carácter anual y, en plena crisis, se permitió el distribuírselos hasta en cuatro ocasiones en 2010 por un valor total de 1.487.038 €. De ellos, 550.000 en diciembre, suponemos que para afrontar con garantías los gastos navideños. Por ejemplo, al socio fundador que posee el 28% de la propiedad le correspondieron un total de 416.370 €. Su socia obtuvo 178.444 € gracias al 12% de participaciones.

Los números hablan

La política económica de Toprural es clara: aprovecharse de una facturación inferior para pagar menos pero, a la vez, de puertas para afuera sacar pecho por los resultados.

– Dividendos netos: 1.487.038 € (2010) vs 1.185.197€ (2009)
– Beneficios antes de impuestos: 2.083.771 €
– Cuentas corrientes a la vista: 685.550 €
– Inversiones financieras: seis imposiciones a plazo fijo con interés entre el 2,52% y el 4% por un importe de 1.913.000 €
– Sueldos y salarios (antes de impuestos): 1.208.238 € (2010) vs 1.550.009 € (2009)
– Retribuciones del Administrador Único y alta dirección: 406.106 €
– Plantilla a fecha 31 de diciembre de 2010: 38 personas (vs 47 a 31 de diciembre de 2009).

evolución salarios (tomando un salario bajo de Toprural como ejemplo) vs beneficios en Toprural 2010-2011

¿Qué pedimos?

Queremos que el trabajador se sienta recompensado cuando gracias a su trabajo los beneficios no dejan de crecer año tras año. Queremos acabar con la trampa del bonus actual (reparto del 6% del crecimiento de la empresa), que en los últimos cinco trimestres ha dejado en nuestras arcas la mísera cifra de 884 € a dividir entre todos. El sector del turismo rural ha tocado techo y es improbable que recupere una senda de crecimiento continuado. Dado que no existen pagas extra y el nivel salarial es objetivamente bajo, lo justo es que tengamos algo así como la paga de beneficios que disponen otras empresas.

También queremos que los compañeros con salarios más bajos obtengan una retribución más acorde con su formación y trabajo. El 20% de aumento de sueldo que solicitamos para ellos puede sonar exagerado, pero en términos cuantitativos es irrisorio: un empleado con una retribución de 14.500 € brutos anuales (7.000 € menos que el sueldo medio en España) pasaría a percibir 2.900 € más (unos 200 netos adicionales al mes). O, lo que es lo mismo, ese pequeño reconocimiento para cada uno de estos trabajadores equivaldría al 0,19% de la tasa neta de beneficios de la empresa.

Nota: Las cifras aquí expuestas son públicas y de libre acceso en el Registro Mercantil Central.

Beneficios y beneficiados

El pasado 8 de junio se publicó en el blog de Toprural la noticia del aumento del 25% del beneficio neto de la empresa en 2010 respecto al ejercicio anterior. Puedes verlo en este enlace: Resultados Toprural 2010

Queremos informaros que a día de hoy hemos presentado un escrito ante la Dirección de la empresa, en primer lugar para felicitarles por tan buenos resultados, y en segundo lugar para proponer las siguientes medidas económicas que premien el óptimo trabajo realizado por los empleados, permitan una repartición más equilibrada de las ganancias y un acortamiento en la brecha salarial:

1) Abono a todos los trabajadores del bonus correspondiente a 2010 y que este pase a depender de la cuenta de beneficios en lugar del crecimiento de la empresa. (lo que corresponde a los socios depende de la cuenta de beneficios y los trabajadores de Toprural dependen de un “plan de crecimiento”. Es decir que cuando la empresa ha tenido por ejemplo 20% más de beneficios en 2009, la proyección que hacen para el año siguiente es un crecimiento sobre ese 20% es decir que nosotros dependemos de un crecimiento sobre el crecimiento. Por lo tanto la capacidad de los trabajadores de cobrar el bonus es limitada ya que no se puede crecer indefinidamente dado que el mercado es limitado).

2) Un aumento del 20% de todos aquellos salarios que estén por debajo de los 20.500 € brutos anuales, con la intención de acortar la fuerte brecha salarial existente en Toprural.

Nuestro deseo es que la Dirección nos reciba a lo largo de esta semana para dialogar acerca de estas peticiones que consideramos justas y necesarias. Durante todo el año 2010 los empleados no hemos cobrado bonus porque la empresa “no crece” -requisito imprescindible para disfrutarlo- pero, sin embargo, los beneficios netos no han dejado de dispararse durante los últimos tres años. Cuando se reparten millones entre socios y la empresa registra récords de beneficios en plena crisis, y sin embargo los trabajadores no vemos ni bonus ni subidas razonables de sueldo, parece claro que algo no funciona.

Asamblea de trabajadores/as 2 Junio 2011

Adjuntamos acta de la asamblea de trabajadores celebrada el 2 de Junio en las instalaciones de Toprural con los siguientes puntos:

1. Situación actual de las relaciones empresa/trabajadores
2. Recuperación de horas
3. Resultados encuesta satisfacción, acciones a emprender por hasta la próxima asamblea de trabajadores
4. Varios

Para leer el acta pincha aquí -> Acta asamblea